Cuando lo prohibido atrae

Existen ciertas situaciones que uno siempre trata de evitar, ya sea que estas consciente de que los resultados pueden ser negativos ( incluso destructivos) o que simplemente sientas un poco de temor; uno escoge mantener distancia porque considera que de esta manera estará seguro y protegido.

Pero dentro de esa sensación de “supuesta” seguridad siempre existirá un deseo latente de acercarte un poco más, de involucrarte con ese ” destino”, de probar de aquella situación a la que estás “evitando”. Ese  tímido pero intenso deseo se mantendrá en un espacio de tu alma y de tu corazón (no está en tu mente porque no es una sensación lógica),  y aguardará allí pacientemente a que la situación perfecta se presente para generar en ti esa emoción, ese revoltijo de alucinaciones que te llevarán a preguntarte: “¿Y qué podría pasar?, tal vez y esta sea la única opción que tengo de intentarlo”.

Y es así como que jugando, de un momento a otro te vez envuelto en esa historia a la que tanto temías, y desaparecen los miedos ( aunque solamente en momentos fugaces) y la sonrisa se te dibuja en la cara (aunque estés completamente consciente de que no será para siempre) y la vida parece tener un color diferente cada mañana ( aunque sabes que los días grises vendrán con el tiempo ).

No puedes negarlo, el saber que aquello estaba prohibido lo convirtió en su principal atractivo, y ahora que forma parte de tu vida ya no sabes muy bien hasta que punto avanzar, porque en el camino está la felicidad y al final de este  la tristeza. Entonces aparecen los días en que tomas conciencia y te das cuenta que debes “abandonar el barco” porque no hay un destino final , buscas terminar con todo y cambiar de página; olvidar haciendo de cuenta de que nada pasó…pero es muy difícil…la intensa sensación del descubrimiento de “lo prohibido” y la felicidad cuasi perfecta que tienen el disfrute de esos momentos no te dejan olvidar y cerrar la puerta. Decides entonces continuar, disfrutar aunque no sepas a dónde es que vas ( o a dónde es que te están llevando).

Pero de pronto ocurre que un día cualquiera, uno en el que tu sonrisa era más intensa por la felicidad de disfrutar de lo prohibido, la vida te muestra los resultados de esta historia, se encarga de poner frente a ti los acontecimientos conscientes que en aquel inicio te llevaban a dudar y te mantenían distante, y hacían que guardaras tus deseos en lo más profundo de tu alma. La vida y el destino confabulan de una manera macabra pero al final verdadera, te llevan a entender la razón de tus temores con verdades duras pero que al final de cuentas son parte de las lecciones que tenemos aprender.

Y es así que luego del dolor intenso, la avalancha de recuerdos y el sinfín de “no debí de…” terminas entendiendo que cada una de estas experiencias son aprendizaje; y que si por alguna razón en un futuro ( cercano o lejano) vuelves a sentir atracción por lo prohibido, ya conoces las fuertes consecuencias a las que te estas exponiendo.

Un beso

Son momentos de felicidad

Hoy sentí la necesidad de escribir, de sentarme un rato a revisar que es lo que había dentro de mí y como podía plasmarlo en algunas frases. Suele pasar que a veces tengo esos momentos de extraña inspiración en el que las emociones afloran y el corazón se deja llevar por lo que puedo ver y tipear a la vez 🙂

Es así que esta vez puedo escribir acerca de lo valiosos que han sido para mi estos dos últimos años, de lo inmensamente viva y completa que me he sentido en cada minuto porque finalmente he encontrado que mi pasión no está solamente en los números o en una carrera ingenieríl de oficina, sino también en la moda y en el ayudar a otras personas a verse mejor.

Disfruto inmensamente los procesos creativos, el poder asesorar a mis clientas y el compartir momentos en los que a través de algunos consejos y recomendaciones aporto de manera positiva en la vida de las personas. Me siento realmente contenta por estar trabajando en aquello que tal vez en algún momento soñé y que por poco y dejo pasar. Qué bueno es que no haya sido así.

Durante este tiempo también debo decir que comparto algunos espacios de mi vida con un hombre que me inspira,  creo que no pasa ni un solo día en que no sienta los ánimos y la fortaleza que me transmite. Vivo encantada con su su personalidad, su sonrisa y la forma en que me mira.  Admiro la manera que tiene de ver y enfrentarse a la vida, adoro sus múltiples facetas y el corazón se me detiene algunos segundos cuando escucho su voz.

Aunque no sé hacía donde me lleve esta historia con él, confieso que disfruto cada momento. Disfruto cada conversación, cada mirada, cada taza de café, cada uno de los trayectos de la historia que vamos compartiendo se convierten en momentos de infinita y preciosa felicidad.

 La vida es un cúmulo de diversos matices, siempre tendremos momentos grises, otros negros y algunos de colores. Podemos escoger pintar estos últimos de la manera que nos de la gana,  disfrutando intensamente y sonriendo. Porque al final la felicidad va apareciendo por momentos y depende uno el hacerla duradera 😉

Los quiero mucho

El último adiós

Una de las expresiones artísticas que me encanta y que siempre disfruto con completa emoción es el teatro.

Adoro esas dos horas completamente desconectada del mundo sintiendo  un vendaval de emociones, dejándome llevar por cada situación triste, alegre o trágica que allí pueda aparecer. Es como si ocurriera cierta magia en el escenario y luego de esta yo soy inmensamente feliz 🙂

En esta ocasión recibí una invitación (regalo de cumpleaños) del chico de mis sueños para ir a ver la obra  “Clausura del amor” (la selección de esta fue en base a algunas opciones que yo le di, así que no se preocupen 😉 ). Había leído algunos comentarios, varios de ellos muy buenos, por lo que mi expectativa al esperar por el inicio de la función era grande.

Una vez que se levantó el telón el primer detalle que llamó mi atención fue el hecho de que no se tuviese escenografía, solamente habían un par de sillas y algunas botellas de agua, las mismas que definitivamente eran necesarias ( ya entenderán porque) .

Uno de los protagonistas de la obra ( solamente eran 2) estaba sentado aquí, en esta escena que describo, y tenía la expresión del rostro más compungida y preocupada del mundo.

El diálogo de Stan (así se llama el protagonista) comenzó en el momento en que Audrey ingresa a la sala, ella entró por la puerta del público como si fuese una más de nosotros ( este fue un factor con el que trabajaron durante toda la obra). Más allá del discurso retórico, confuso y metafórico de Stan, estaba la pasión completa con la que pronunciaba cada frase. Estoy segura de que todos los que estábamos allí en la sala podíamos percibir esa mezcla de amargura, decepción, tristeza y cariño que siente uno cuando sabe que ha llegado el momento de terminar una relación.

El monólogo de Stan para Audrey tenía ese mensaje final del momento en que se termina una relación. Las frases enredadas tenían un resumen de todas aquellas cosas que amó y de todo lo que en ese momento sentía: una infelicidad completa que lo hacía remecerse por completo entendiendo que la única solución era terminar .

Durante todo el tiempo en que Stan habló Audrey permaneció muda, solamente observando, escuchando y mimetizándose un poco con el público que estaba en la sala (pienso que este también es un mensaje importante porque cuando se tienen estas conversaciones “límite”  mucha veces  lo que  menos hacemos es escuchar al otro).

No había ni un segundo en el que Stan dejase de hablar, los reproches venían acompañados de críticas, luego de insultos (sí, porque a veces a ese extremo se llega) y  finalmente de lamentos. Nada ni nadie sería capaz de detener ese momento.

Luego de una pausa en la obra con un intermedio musical, Audrey comenzó con su diálogo. Una voz un tanto más pausada y algo más de sensatez en todos los comentarios fue lo que encontramos en ella; que de alguna manera estaba resignada a aceptar el final pero también estaba decidida a batallar con todas sus armas para encontrar esa “última” esperanza que siempre nos queremos dar. Debo reconocer que por algunos segundos creí que esta llegaría, pero no la historia tiene un desenlace desgarrador con un beso frio y sin emoción. Ese beso que jamás quieres que llegue cuando sabes que tu relación ya está terminando.

Tengo que decir, con absoluta y completa sinceridad que esta obra estuvo repleta de emociones. Lograron volcar en 2 horas todo el proceso del desenlace de una relación ; y es que es todos sabemos que el final de una historia se avizora (por más “oportunidades” que nos demos).

Si ocurriese que tuviesen que preguntarme si me sentí identificada, pues debo decir que no directamente. Tal vez en algún momento tuve ciertas emociones de Stan o incluso algunas de Audrey pero felizmente no llevé ninguna relación hasta ese límite macabro en donde la decepción y resentimiento son más fuertes que el amor que alguna vez tuviste por esa otra persona.

Tuve la suerte de estar en la última función de la obra, si no pudieron ir a verla igual les recomiendo que revisen un poco el resumen de esta. Entenderán por completo todo lo que aquí les cuento, todo ese vorágine de emociones cuando aparece  la “Clausura del amor“.

Besos a todos 🙂

 

El dilema de la realización femenina

Saludos reinas hermosas, cómo han estado???¡¡¡.  Estos feriaditos de la semana de APEC nos han caído súper bien a todos, así que regresamos preparadas para comenzar la semana con fuerza ( Sí¡).

Este fin de semana estuve revisando un poco las intervenciones de los principales líderes mundiales en los distintos eventos convocados en nuestros país;  debo reconocer que una de las captó más mi atención fue la del aún presidente de Estados Unidos Barack Obama, ya que dentro de su amplio discurso tomo un buen tiempo para hablar acerca del rol de la mujer de hoy en día y de lo complicado que puede ser asumir los aspectos familiares y profesionales de una manera exitosa. Dentro de esto mencionó lo importante que es el contar con ayuda, ya se de tu pareja o tus padres.

El tema mencionado por Obama siempre será muy controversial, ya que como mujeres estamos siempre directamente relacionadas con todos los aspectos posibles: familiar, maternal, amical, profesional y todos los “al” que podamos imaginar; y muchas veces fallar en uno puede ser el resultado de tener éxito en otro.

Frente a esto siempre me cuestionado el hecho de que la mayoría de mujeres crezcamos  siempre con la idea de convertirnos en madres algún día,  para serles sincera mi mamá me regalo una muñeca con forma de bebé cuando tenía 4 años y lo primero que hice fue cortarle el pelo (osea la deja calva a la pobre), y bueno si,  una que otra vez la arropaba o la cargaba, pero nada que me pareciera extraordinario, prefería mil veces jugar a juntarme a tomar el té con  mis amigas ( cosa que hasta hora hago) luciendo algunos de los jueguitos de tacitas divertidos que mi mamá también me compraba.

Hago este preámbulo con mi historia de la muñeca para asociar mi concepto de juego y la  visión a futuro que tenía yo cuando era una niña, les comentó esto porque créanlo o no, cuando tenía entre 4 a 6 años de edad jamás me veía como una madre abnegada que cuidara a los hijos, atendiera al esposo y preparara la comida con esmero. Todo lo contrario me imaginaba siempre como una mujer muy atractiva ( con unas piernazas que pudiese usar botas, jajaja) , siempre bien arreglada y viviendo sola ( eso si en un departamento de color rosado). Creaba siempre en mi mente una visión mía leyendo un buen libro en la sala de mi casa, así tranquila sin ruidos ni compañía…solo yo y mi vida, la que podía controlar y conducir como yo quisiera.

Con el paso del tiempo la visión se fue perdiendo y poco a poco me enfocaba más en crecer, mejorar, estudiar y un millón de etceterás más que, sin darme cuenta me estaban llevando a concretar mi visión de niña, mi imagen perfecta de la vida que quería llevar (solo que me faltan las piernazas, creo que debo ir al gym para eso).

Hasta ahora me pregunto ¿qué pudo haber sido lo que influyo en mí para que creara esa visión tan “poco común” en mi mente?, ¿qué era aquello que me inspiraba desde tan chiquita?. Y me hago estos cuestionamientos mis lectores, porque veo que a mi alrededor las expectativas y el futuro de la mayoría de mujeres es el de convertirse en: “La Mujer Maravilla”, e inclusive considero que esta es  una manera bonita de decirlo;  y es que no tengo absolutamente nada en contra de las mujeres que asumen miles de roles dentro de sus vidas ( que por cierto siempre serán muy cortas para hacer todo lo que queremos), porque bueno quien dice que no podamos ser: madres, esposas, hermanas, cuñadas, amigas, ejecutivas, organizadoras de fiestas infantiles, presidentas del comité de padres de familia, enfermeras de refriados masivos de invierno, economizadoras del presupuesto familiar, y miles de características más, pero… ¿realmente estamos cumpliendo con esto de la manera correcta?, ¿sin descuidar ningún aspecto?.

Trabajo con varias madres de familia, y debo decirles que el embarazo, y tener hijos cambió sus vidas por completo, desde la etapa de la espera con la revolución de hormonas, los kilos de más, los cambios de humor y los comprensivos “es que esta embarazada…”; hechos que sin lugar a duda ( y el que diga que “no” que tire la primera piedra) merman su desempeño en el trabajo, su capacidad analítica y por supuesto su facilidad de gestión ( imaginen lo complicado que resulta para  una mujer de ocho meses de embarazo subir y bajar de un edificio de 5 pisos más de 2 veces al día); hasta la licencia post materna, en la que presumo un 50% del tiempo la madre debe estar pensando cuan bien o mal anda su chamba mientras ella no está.

Historia aparte es el tema de las primeras semanas de reintegro a la vida laboral, momento en que la nutrida madre deberá dedicarle un buen % del día a obtener de ella misma la leche para su pequeño, sin contar esas 20mil llamadas telefónicas que hará  para saber si la nueva nana le dio o no le dio la leche, si se durmió, si boto el chanchito, si lloró no por el cambio de pañal; y por supuesto si ya llego la mamá, el tío , el abuelito o la cuñada para ver al bebé.

En conclusión, podríamos decir que una madre reciente se reintegra completamente al trabajo,como al 2do o 3er mes de haberse reintegrado, ya que recién aquí es donde esta iniciando la fase de adaptación a su nuevo rol, ese que va a tener que compartir por el resto de su vida.

No me vayan a mal interpretar mis lectores, no tengo nada en contra de las mujeres “todopoderosas” que se avientan con fuerza vivir a plenitud todos los aspectos de su vida, es  más debo reconocer que mi madre fue una de ellas, siempre la recuerdo preocupada por salir trabajo o yendo a recogerme al colegio con su formal sastre, porque era el momento en que salía de la oficina.  Y bueno también recuerdo un día en particular,  en el que yo estaba muy enferma, pero ella debía ir a la oficina porque tenía una reunión muy importante, yo me quedaba en su cama muriendo de dolor, con la docena de jarabes por tomar y la chica que nos ayudaba en casa como vigía, mientras ella se despedía de mí con el rostro lleno de preocupación.

Y es que es así  mis lectores, nuestras “mujeres maravilla” tendrán que decidir, cada día al despertarse ellas escogen, priorizan y actúan. Deciden si ese día es más importante levantarse 30 minutos antes por que la hija tiene una actuación y deben alistarla, o si ese mismo día deberán llegar 2 horas mas tarde a casa porque sino perderán la oportunidad de hacer una presentación excelente al jefe.  No hay más ciencia en esto, sólo la capacidad de ser feliz adoptando tus nuevos roles en armonía con los tuyos, tus objetivos profesionales y por supuesto el bienestar de esa bendición tan linda de Dios: los hijos.

Un beso enorme.

Lima en 1921

Saludos mis queridos lectores, cómo van esos ánimos para los feriados de fiestas patrias?. Lo importante es que puedan aprovechar estos días ( ya sea que viajen o no) para recordar lo maravilloso que es nuestro país y lo hermoso que es el haber nacido aquí,  en una tierra con  tanta variedad cultural. Esa variedad que nos enriquece y hace que se alimente el alma y el corazón 🙂 .

Bueno, luego de este preámbulo les cuento que encontré un exposición muy interesante que van a poder visitar en estos días; el nombre de la muestra es : “1921: Los cimientos del Perú contemporáneo”, y es un trabajo hermoso realizado por los alumnos del noveno ciclo de de las carreras de Arquitectura de Interiores, Comunicación yDiseño Gráfico Publicitario de la Universidad de Ciencias y Artes de América Latina (UCAL).

Esta es una linda recopilación del acontecer en nuestro país en la época en que cumplimos 100 años de independencia. Toda la muestra busca trasladarlos  un momento a esa Lima de 1921. Te muestra por ejemplo como es que las mujeres de la época usaban sus mejores galas para asistir al teatro:

 

better 2

También tiene fotografías de los outfits playeros de la época:

better 3

Otra de las cosas que me encantaron fue la recopilación de algunos de los anuncios publicitarios de la época

better 6

Así que ya saben, el té  Tetley es lo único que nos dejará “contentas de amor” (jajajajajaja)

better 4

Cuán importante debió haber sido en aquella época el tener un buen corset, felizmente y en esta aparecieron la súper archi ultra mega fajas, que nos hacen más sencillo el suplicio de entrar en la ropa que queremos 😉

better 5

Esta imagen me dejo sin palabras, es una prueba de que la ilustración de moda siempre ha logrado transmitir emociones.

20160725_135137

Así que ya saben señoritas, un refresco contra el calor y la felicidad será eterna 😉

Encontrarán también una zona en la que están algunos modelos de las postales que se enviaban en aquella época, algunas tienen las frases románticas que solían incluirse

20160725_134859

( No suelo ser muy romántica pero esta frase me encantó)

20160725_134914

20160725_134940-1

🙂

Si son un poco más históricas (os) les gustará también la parte de la muestra en la que se pueden ver todos los regalos que recibimos como ciudad con motivo del centenario. Entre estos están fuentes y esculturas, que seguramente ustedes ya han visto antes en varios lugares de nuestra ciudad, sin embargo el conocer cual fue origen de estos monumentos probablemente los motivará a visitarlos de nuevo.

La muestra va hasta el 31 de julio en el centro cultural Ccori Wasi de la Universidad Ricardo Palma, les recomiendo que la visiten para conectarse un poco con nuestra historia y recordar así que cada instante del pasado nos ayuda también a encontrar la inspiración en el presente.

Un beso

No lo puedo explicar

Las formalidades de la vida (mejor dicho de la sociedad)  nos obligan a establecernos de cierta manera y con esto me refiero a una serie de acontecimientos que deberían de formar parte de tu vida para que, de alguna forma, te cataloguen como alguien “normal”.

Dentro de este amplio concepto de normalidad tenemos una serie de estereotipos con los que nos van formando desde aquel que te dice que solamente la carrera universitaria te dará la proyección que necesitas para “comerte” al mundo o que ni vayas a pensar en dedicarte a algo relacionado con el arte porque eso nunca te rentará lo suficiente para vivir. También están las “reglas de oro” para las relaciones aquellas de : más de dos años ya debe pedirte matrimonio, relaciones muy largas no llegan a nada o los 30 “deben” ser el plazo máximo para casarse ( ah eso sí esto último aplica solamente para la mujer porque ellos pueden casarse cuando quieran).

Conforme he ido avanzando en mi vida ( entiéndase por esto creciendo y madurando) he encontrado cada vez más absurdas todas estas creencias, absolutamente nada de lo que menciono en el párrafo anterior tiene una relación directa con aquello que buscas en la vida; porque la principal meta que cada ser humano tiene es: ser feliz.

Y ese tipo de felicidad es la que aparece cuando cada mañana te levantas y sientes una plenitud intensa en el corazón porque sabes que todo lo que hagas ese día te está llevando a construir un poco más ese tu preciado sueño, un sueño que muchas veces no tiene que ver con un trabajo bien remunerado o con una fiesta de matrimonio a todo lujo de la que tus amigos comentan en el Face. Se trata más bien de tener el trabajo que te hace sentir pleno y completo y de tener cerca tuyo (con el nombre que fuese) a la persona que te hace feliz.

No le encuentro una explicación lógica a mi forma de ver la vida ahora, estudie una carrera de ciencias (que me gusta) pero son el arte y las letras lo que me llena el corazón. Soy una ingeniera apasionada por la moda y que se deleita pensando en aquello que puede crear con la ropa, y de alguna manera he entendido que mi vida no estaría completa sin ambos aspectos (ingeniería y moda).

Hoy es el momento perfecto para mandar a volar a los estereotipos y comenzar a definir nuestro propio camino, con todas aquellas cosas que nos llenen el alma y el corazón, dejemos atrás las expectativas de la gente porque al final de cuentas tú eres el único dueño de tus decisiones.

Los quiero 🙂

El origen de mi inspiración

Hace un tiempo que tenía pensado en escribir este post, principalmente porque quería contarles como es que nació la idea de mi marca de ropa (Magna Shapes) pero sobre todo del porque escogí este nombre.

Me remonto entonces a mucho tiempo atrás, épocas en las que mi abuela Magna Consuelo tejía, bordaba y cosía con una perfección inigualable.

Abuelita 2

                             Mi abuelita es la bella dama que está al fondo en esta foto 🙂

Recuerdo muy bien el día en que junto con mi hermana descubrimos un saco lleno de cortes de telas, eran más de 10 variedades. Me sentía fascinada al ver tanto color junto, disfrutaba tocando las texturas y aunque no tenía muy claro como es que se trabajaría con aquello, sabía que eran el punto de partida para lograr una hermosa obra de arte.

Fueron varias las ocasiones en las que mi abuela nos pidió muy seriamente que no jugásemos con las telas, pues muchas de ellas tenían mucho tiempo acompañándola (habían viajado desde Cusco y ahora esperaban por una creación perfecta en Arequipa). Sin embargo, jamás dudó en cedernos una cuando le decíamos. “Abuelita, necesitamos coser un vestido para esta fiesta y quisiéramos usar una tela tuya“. Su respuesta era calmada y por lo general una afirmación implícita que luego nos llevaría al sótano donde las tenía guardadas. Allí se llevaría a cabo esa búsqueda soñada que nos conduciría (finalmente) al vestido más original de cualquier evento.

Siempre recuerdo a mi abuelita diciéndome: “Las mujeres debemos usar faldas y vestidos, los pantalones son una prenda muy masculina; es más si usamos pantalón debemos cuidar que los detalles del cierre y los broches sean muy femeninos“. Después de esto la historia continuaba con algunos pasajes de su vida en los que ella buscaba las telas que le gustaban, compraba las revistas y hasta hacía sus propios moldes. Recuerdo también la historia sobre su máquina de coser ( espero nunca olvidarme de todas ellas).

Mi abuelita partió en el 2002, no pudo conocer a toda mi pasión por el mundo de la moda. Ella siempre se preocupó por inculcarme la responsabilidad con el estudio y la consideración para con mis padres;  jamás hablamos de lo hermoso que sería crear un vestido juntas o buscar estampados de colores para las tendencias de la próxima temporada. Cuanto me hubiese encantado hacerlo.

Pero decidí no quedarme con ese sentimiento de nostalgia en el corazón y emprendí esta gran aventura de lanzar su sello indeleble al mercado. Magna Shapes nace con la consigna de tener siempre en nuestro clóset faldas y vestidos, de encontrarnos hermosas con ellas(os) y de vernos completamente femeninas.

Abuelita 1

Mi abuela fue condecorada como la madre artesanal, nótese en esta foto su elegancia extrema junto a la banda que muestra su título

Gracias abuelita, ser una fuente de tanta inspiración. Siempre lo fuiste y lo seguirás siendo. 🙂

 

 

El vestido que necesitaba

DSC_0258

Cuando pienso en mis primeros referentes en cuanto al tema de moda y estilo definitivamente vienen a mi mente mi abuela (Magna Consuelo) y mi hermosa madre, quién gentilmente aceptó ser la modelo de esta sesión de fotos.

DSC_0253

Mi madre tiene un estilo singular y práctico a la vez, busca siempre llevar outfits que vayan acorde con las actividades que realiza durante el día. Y es que para tener más de 60 años tiene una agenda muy recargada que va desde cuidar a sus nietos hasta las actividades de apoyo social que tienen con su club.

Sin embargo siempre la veo sonreír de una manera completamente diferente cuando lleva puesto un vestido.

DSC_0273

Hace un tiempo me pidió que trabajara en un diseño de vestido que sea “ideal ” para ella : “algo que me ayude a cubrir mis brazos ( ya no me gustan mucho), mis piernas delgadas también; pero que destaque mi figura…un vestido liviano y a la vez femenino”.

DSC_0309

Fue entonces que nació este modelo de vestido (Magna 😉 ), un vestido de gasa con un diseño que permite usarlo en verano o en invierno. Tiene un poquito de manga y un largo ideal  que permite darle soltura y ligereza a la prenda

( adoro cuando el viento le da ese vuelo natural).

DSC_0301

El detalle de este vestido está en la espalda, ese corte en V  ( confieso que adoro las prendas que permiten mostrar la espalda, ya sean blusas, tops o vestidos pienso que siempre nos quedarán espectaculares).

DSC_0259

Gracias mamita por dejarme crear un vestido que te hace sonreír, tu estilo es y será siempre parte de mi inspiración.

Te quiero mucho

Vestido: Magna Shapes

Zapatos: Ecco

Cartera: Crepier

Fotografía: Geovanna Pizarro Perea

Esta navidad regala un libro

Mi cumpleaños fue hace ya  2 semanas  y debo reconocer que soy muy afortunada pues siempre recibo muchísimas muestras de cariño, afecto y regalos. Muchas gracias¡

Hoy escribo porque este año recibí un regalo muy especial, uno que fue especialmente escogido para mí ( y saben algo, esto es lo más importante en el momento que deciden comprar un regalo para alguien. Así sea el amigo secreto de la chamba, deben tomar un tiempo para pensar en aquello que le gusta a esa persona y en función a este concepto iniciar la búsqueda del regalo) .

Lo más bonito es que no fue un regalo convencional-masivo, entiéndase por esto aquello que típicamente se regalaría a una mujer: esas flores que “te gustan”, ese collar que “te encantó”, el globo metálico con helio y un mensaje pre determinado o ese peluche tan “tierno”( de verdad  no es necesario presumir sentimientos con este tipo de regalos, por el contrario en algunos casos denotan facilísmo y ostentación inútil).

Cuando él me entregó el regalo rápidamente identifiqué de qué se trataba por el papel que lo envolvía, en esos minutos me imaginaba entonces los momentos en que él realizó la búsqueda, el tiempo que le dedicó, el resto de alternativas que evaluó…y solamente estos pensamientos ya me estaban haciendo sonreír. Cuando finalmente lo abrí la emoción me embargó por completo. Tenía en mis manos mi primer libro sobre moda, aquello que había buscado en los últimos meses sin tener un resultado efectivo y él lo había logrado.

Al abrirlo encontré ese mundo perfecto que había venido buscando, una estructura ideal para poder avanzar en la lectura (texto dividido en armonía con fotografías de moda), fotos completas de portadas de revista y una galería de imágenes llenas de estilo. Mi felicidad se convirtió en un momento eterno.

IMG_20151124_231932352_HDR

Cada noche tomo mi libro y leo con mucha emoción, disfruto los párrafos ( que por cierto me ayudarán a seguir trabajando en mis sueños), contemplo con fascinación las imágenes, disfruto revisando en la web toda esa información complementaría que me estaba perdiendo y vuelvo sonreír recordando que fue un regalo especialmente pensado para mí.

Lindi

Por eso , si está navidad tienen pensado hacer regalos tomen un tiempo para recordar toda la esencia de esa persona y separen un día para hacer esa búsqueda perfecta del libro que hará que los recuerden todas y cada una de las noches en que él o ella  disfruten con sus páginas.

Un beso

La dicha de encontrar el copiloto perfecto

Tengo brevete desde el 2010 y desde entonces me movilizo manejando mi carro casi en un 90% de las veces que tengo que trasladarme a cualquier lugar, puedo decir que de cierta forma ya he logrado un expertice para lidiar con este tráfico limeño (cuya única tendencia es seguir manteniéndose como caótico y desordenado). Y aunque me enfrento con éxito a estas nuestras siempre repletas calles, debo confesar que soy un desastre completo en lo que a sentido de orientación se refiere. Esto quiere decir que si por alguna de esas situaciones de la vida debo llegar a un dirección nueva que no conozco para nada, me estaré enfrentando a uno de lo problemas más difíciles de analizar y resolver para mí ( ocurre igual cuando opto por tomar rutas nuevas a las que frecuentemente uso).

Me dirán ustedes entonces: “Pero Alejandra, en que época te encuentras Google Maps y Waze son la solución a todo, con ellos nada te detendrá”.Sí mis lectores, lo sé. Sé que tener una aplicación que te oriente ( junto a un buen GPS) son la solución perfecta a cualquiera de estas vicisitudes de la vida, sin embargo debo reconocer que nada es mejor que contar con un perfecto copiloto que guíe tu camino ( puede que él/ella este ayudado también por la información que muestran  estas aplicaciones).

Un copiloto(a) que ría contigo en los momentos en que recuerdas esa historia absurda y a la vez compleja que cambio el giro de tu día, un copiloto que te pregunte si te gusta o no la canción que está en la radio, que te escuche y que en medio de esa conversación se detenga un momento para dirigir tu marcha (es decir la del carro) por el camino correcto…porque aunque tú estés al volante que bueno es que el(ella) este junto a ti, te sientes más seguro y estas completamente convencida(o) de que llegarás a tu destino sin ninguna contrariedad y con la inmensa satisfacción de haber disfrutado todo el camino.

Con especial agradecimiento a mi copiloto