No lo puedo explicar

Las formalidades de la vida (mejor dicho de la sociedad)  nos obligan a establecernos de cierta manera y con esto me refiero a una serie de acontecimientos que deberían de formar parte de tu vida para que, de alguna forma, te cataloguen como alguien “normal”.

Dentro de este amplio concepto de normalidad tenemos una serie de estereotipos con los que nos van formando desde aquel que te dice que solamente la carrera universitaria te dará la proyección que necesitas para “comerte” al mundo o que ni vayas a pensar en dedicarte a algo relacionado con el arte porque eso nunca te rentará lo suficiente para vivir. También están las “reglas de oro” para las relaciones aquellas de : más de dos años ya debe pedirte matrimonio, relaciones muy largas no llegan a nada o los 30 “deben” ser el plazo máximo para casarse ( ah eso sí esto último aplica solamente para la mujer porque ellos pueden casarse cuando quieran).

Conforme he ido avanzando en mi vida ( entiéndase por esto creciendo y madurando) he encontrado cada vez más absurdas todas estas creencias, absolutamente nada de lo que menciono en el párrafo anterior tiene una relación directa con aquello que buscas en la vida; porque la principal meta que cada ser humano tiene es: ser feliz.

Y ese tipo de felicidad es la que aparece cuando cada mañana te levantas y sientes una plenitud intensa en el corazón porque sabes que todo lo que hagas ese día te está llevando a construir un poco más ese tu preciado sueño, un sueño que muchas veces no tiene que ver con un trabajo bien remunerado o con una fiesta de matrimonio a todo lujo de la que tus amigos comentan en el Face. Se trata más bien de tener el trabajo que te hace sentir pleno y completo y de tener cerca tuyo (con el nombre que fuese) a la persona que te hace feliz.

No le encuentro una explicación lógica a mi forma de ver la vida ahora, estudie una carrera de ciencias (que me gusta) pero son el arte y las letras lo que me llena el corazón. Soy una ingeniera apasionada por la moda y que se deleita pensando en aquello que puede crear con la ropa, y de alguna manera he entendido que mi vida no estaría completa sin ambos aspectos (ingeniería y moda).

Hoy es el momento perfecto para mandar a volar a los estereotipos y comenzar a definir nuestro propio camino, con todas aquellas cosas que nos llenen el alma y el corazón, dejemos atrás las expectativas de la gente porque al final de cuentas tú eres el único dueño de tus decisiones.

Los quiero 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *